La magia de brillar en la vida

Descubre tu potencial

Siempre he pensado que todos nosotros tenemos un don, pero no todos se atreven a encontrarlo y mucho menos a explotarlo. Algunos puede que no sepan verlo pues quizás se trate de algo que no es popular o cotidiano para el resto de personas que nos rodean. Pero seguro que si buscas en lo más profundo de tu ser, aquello con lo que podrías pasar horas y horas seguidas entreteniendote, sin mirar el reloj, descubrirías que tienes algo especial que el resto de las personas no tiene. Dicen que somos animales racionales, que a veces piensan demasiado. Ante todo somos un alma, seres humanos con sentimientos y emociones que necesitan ser saciadas, todos buscamos amor, comprensión, cariño, encontrar a personas que nos importen y a las que les importemos, algo que el universo nos tiene preparado cuando le recompensamos ofreciéndole al mundo y las personas que nos rodean lo mejor de nosotros mismos.

Es una pena la sociedad de hoy en día en la que vivimos pues sólo se piensa en el camino fácil y en hacer lo que todo el mundo hace. Desde bien pequeñitos, nos adiestran de forma que tengamos que obedecer siempre a un superior, ya sea nuestro padre, madre o profesor en el colegio. En la vida de adulta, la cosa no cambia mucho: lo más probable es que, como todo buen hijo de vecino, tu vida se encamine hacia estudiar una carrera en la universidad, empujado por la presión social y familiar, y termines trabajando en un puesto de oficina que no te guste nada, preguntándote cada mañana cómo has podido acabar ahí. Incluso es posible que ni siquiera llegues a preguntártelo, y que prefieras hacer la vista gorda y pensar que esa vida que llevas es lo normal y lo toca vivir en nuestros días.

Sin embargo, déjame decirte que si piensas ésto, creo que estás profundamente equivocado. Creo que estamos en esta vida para mucho más que dejarnos llevar por el camino que nos han marcado y sobre el que no hemos decidido en ningún momento. Creo que estamos en la obligación de descubrir aquello que nos hace verdaderamente feliz, de forma que podamos dedicarnos a ello, para que nuestras vidas mejoren y también las de aquellas personas que nos rodean. Pienso que no podemos quedarnos con los brazos cruzados y obviar nuestras pasiones e ilusiones puesto que si hacemos eso, inevitablemente nuestra vida tomará un enfoque triste y desentonado, donde nuestras ilusiones por vivir y hacer cosas nuevas se derrumbarán de manera inexorable. Da igual que te sientas perdido, todos hemos pasado por eso, pues no somos tan diferentes los unos de los otros en cuánto a cuestiones emocionales se refieren. Debes parar un momento, sentarte con papel y boli en mano, tomar aire fresco y empezar a descifrar que es aquello en lo que verdaderamente quieres aportar tu granito de arena, aquello en lo que puedes marcar una diferencia y dejar un mundo mejor de como lo encontraste.

A mi llegar a ese punto me costó mucho, pero hoy por fin estoy segura de lo que me gusta y hacia quiero encaminar mi vida, El contacto con la gente, vivir en distintos lugares, en definitiva sentirme en movimiento, es lo que me ha ayudado a aclarar mis dudas y definirme como persona. Hoy me dedico al campo del turismo porque sé que es lo que me gusta, y sólo pude encontrar mi camino gracias a no quedarme parada y a sentirme en constante evolución, probando y probando cosas nuevas. Así que mi consejo para ti, si todavía no sabes que hacer con tu vida, es precisamente este, no te quedes parado sin hacer, ponte manos a la obra, prueba nuevas cosas, descubre lugares nuevos, en definitiva, mantente siempre en movimiento.